Bolsa de algodón multiusos (Nivel 0)

Empiezo el nivel 0 con estas bolsitas multiusos. Es de las primeras cosas que cosí, y es muy fácil para empezar a coser y el resultado bastante aparente. Yo las utilizo para tener ordenados los conjuntos de ropa interior, pero os sirven también para meter calcetines (como veis en la foto más abajo), para meter zapatos, para la merienda de los niños o para llevarla en la maleta, es muy práctica la verdad, y además le abrí unas ventanitas de tul para poder ver el interior sin tener que abrirlas.

Necesitáis nada más un rectángulo de una tela que os guste de 56 x 23 centímetros, tul para hacer rectángulos de 11 x 8 cm, o sea que con medio metro de tul os va a sobrar mucho, quizá os vendan menos, de todas formas el tul que yo utilicé no es de seda es mucho más tieso y por tanto es muy barato, no me llegó a un euro los 50 centímetros que compré. Hilo blanco en mi caso y, por último, un cordón que os guste para cerrar las bolsas, los que he puesto miden 60 cm.

Para hacerlas lo primero cortad un rectángulo de tela de 56 x 23 cm, después doblad unos 3 cm los dos lados más cortos del rectángulo, para poder meter por ahí el cordón, y… ¡a coser en línea recta! Tenéis que doblar esos extremos del revés de la tela para que luego al darle la vuelta quede la tela al derechas, estas bolsas son blancas pero es importante para una tela estampada.

Cuando terminéis de coser la parte superior de la bolsa, tenemos que medir dónde queremos que vaya la ventanita de tul y cortar el hueco, para rematar las ventanas yo le corté las cuatro esquinas unos 3 mm, en diagonal al hueco, y doblé la tela hacia dentro para que quedara bien rematado y cosí el tul en esos pequeños dobladillos. Os pongo una foto para lo que lo veáis mejor.

Una vez hayáis cosido la ventana, doblamos bien la tela del revés, es decir, la parte de fuera de la bolsa hacia dentro, y cosemos de abajo a arriba los dos lados de la bolsa, es muy importante que rematemos bien el final pues es un sitio que va sufrir mucho al abrir y cerrar la bolsa (si os veis con ganas está bien que sobrehiléis los cuatro lados que os salen al doblar la tela, sobre todo si vuestra tela suelta hilos, queda muy bien rematado y para practicar desde luego que viene bien, ¡se os puede hacer eterno, pero merece la pena! 😉 ). Y por último metemos el cordón por los dos carriles que hemos cosido al principio con la ayuda de un imperdible por ejemplo o una horquilla. Las aberturas por donde se mete y sale el cordón podéis doblarlo hacia dentro un poquito y darle unas puntadas para que quede rematado y…

¡Tachán! Bolsas hechas, un planchado mágico de las costuras y la tela y ya están listas las bolsas para ser utilizadas. Ya me diréis qué tal os quedan.

¡Que las disfrutéis y felices puntadas! :).

Proyectos para empezar a coser. Explicación de los niveles.

Vamos a comenzar una serie de proyectos para iniciarnos en la costura, la idea es quitarnos un poco el miedo a la hora de cortar y coger un poco de soltura con la aguja para empezar a alejar nuestro propio perfil de la imagen de Cuasimodo cosiendo que seguramente comprobaremos que tenemos si nos hiciéramos una foto la primera vez que cogemos una aguja e hilo, la tensión en los brazos, las muñecas rígidas, posturas imposibles, dedal inquieto que va de dedo en dedo… todas estas cosas son normales al empezar a coser y nos pasa a todo el mundo… ¡Nadie dijo que esto fuera fácil! Pero vamos a intentar poco a poco progresar, eso sí podemos hacerlo. 😉

He dividido los proyectos en niveles, cada nivel añade una dificultad nueva, un elemento nuevo, así el Nivel 0 (cero) serán proyectos muy sencillos y que se pueden hacer a mano; el Nivel 1 serán proyectos que no necesitan patrón, no llevan cremallera y tampoco mangas y aun así los resultados son espectaculares, ya lo veréis; el Nivel 2 serán proyectos con cremallera; el Nivel 3 tendrá cremallera y pinzas y en el Nivel 4 haremos ya las mangas además de la cremallera y las pinzas, ¡casi nada! El Nivel 5 lo vamos a reservar para proyectos extraordinarios e incluirá modificaciones de patronaje y prendas con alguna dificultad añadida.

Cuando terminemos estos primeros proyectos añadiremos más indicando siempre el nivel de dificultad, así os será más fácil elegir la prenda que queréis hacer en función del tiempo que tengáis o de lo que os queráis complicar.

Y esto es todo. Feliz día y felices puntadas. Ciao. 🙂