Hilos para coser

Un mundo de luz y color es el de los hilos, hay miles de colores, muchos tipos y marcas, los más habituales y los que os van a vender sin preguntar en la tienda son los de 100% poliéster, pero los hay también 100% algodón también los hay mezcla con algo más de un 60% de algodón y casi 40% de poliéster, la verdad es que en el tema de los hilos pasa un poco como con las tijeras, la calidad sí es muy importante, sobre todo porque  ponerle tanto empeño y esfuerzo a confeccionar una prenda para que luego un hilo de mala calidad lo eche todo a perder pues… ¡como que no!  y aunque el hilo de poliéster, muy natural no es, sí que es resistente, y siempre podéis recurrir a la mezcla si os gusta más. Los precios oscilan entre los 2 euros y los 4 euros, si la bobina tiene 1.000 metros puede superar los 6 euros, y si tenéis algún rastro cerca quizá podáis tener la suerte de encontrar algunos buenos hilos por 1 euro la bobina, os desaconsejo totalmente el tema de las tiendas de todo a 1 euro que te venden un mega pack de colorines estridentes, esos como mucho para coser botones para eso sí sirven 🙂

Los hilos están compuestos por dos hebras, tres… y de ello resultan hilos más o menos gruesos según la cantidad de hebras rizadas que lleven y sirven para diferentes cosas, por ejemplo el hilo más grueso (solo caben 30 metros en cada bobina) es el verde que veis en la foto de abajo, es para coser ojales y pespuntes, luego también tenéis el hilo “coselotodo” (de 100, 200 y 500 metros) que es el más útil y versátil como su propio nombre indica, hilo para bordar, hilo extrafuerte para por ejemplo la cremallera de un vestido de novia (no hace falta que os diga por qué…) hilo invisible, hilo flexible… lo que os decía, ¡un mundo!

Agujas para coser a mano

Las agujas para coser a mano tienen una numeración específica en función del tamaño que tengan, yo las primeras que compré fueron las que aparecen en la foto a la izquierda y la verdad es que más que agujas parecen arpones, en la mercería pedí “unas agujas para coser” tal cual, sin adornos, y claro se me veía a la legua que iba de novata y no tenía ni idea de coser y pensaron que estos arpones me vendrían bien como primera aguja para que no se me escurriera entre los dedos, como truco pedagógico o técnica de venta quizá funcione pero yo si os soy sincera las he utilizado los dos primeros días y nunca más he vuelto a sacarlas de su tubo. A la semana me compré otras. Si no habéis cosido nunca puede ser buena idea practicar con una aguja un poco más grande, pero compraos unas baratitas porque al fin y al cabo se utilizan poco y para pocas telas.

El tubo de la derecha es del número 6, son el tamaño medio y a mí son las que más me gustan, hay tubos que traen agujas de varios tamaños juntas, es buena idea porque así podéis probar varios tamaños hasta que encontréis la que más os guste. Yo prefiero estas porque me valen para todas las telas que he cosido hasta ahora por tanto me parece la más versátil.

Evidentemente según la tela que tengáis necesitaréis una aguja u otra, para telas de algodón, viscosas etc. una aguja de 6 va bien; espero que la numeración de mi tubo sea la correcta, si por la foto alguien sabe que no es así que nos lo cuente para poder corregirlo 😉 pero por ejemplo si vais a coser una seda o algún tejido muy fino quizá necesitáis una más fina o si por el contrario es lana o cuero necesitaréis agujas más grandes, para el cuero incluso existe una especial, no intentéis coser cuero con una aguja normal si no queréis quedaros con un dedo dolorido durante 15 días, además de tres o cuatro picotazos y una chapuza de labor, lo digo por experiencia… 😛